Blog

Hay veces que es difícil ser sincero en un mundo rodeado de mentiras y mentirosos, donde si mientes te tachan de mentiroso pero si dices la verdad eres criticado y penalizado. Pues en publicidad y en el marketing de contenidos también.

No se sabe si fue antes el huevo o la gallina, pero la publicidad es el reflejo de la sociedad, ¿o la sociedad es el reflejo de la publicidad?

Yo soy más de decir la verdad porque lo de las mentiras nunca me ha gustado y siempre me ha parecido ridícula y poco valiente la gente que miente, porque una cosa os voy a decir, se nota  o si no como dice mi madre: ‘se pilla antes a un mentiroso que a un cojo’.  Pues en publicidad y en el marketing de contenidos también.

 

Caso práctico sobre la sinceridad de las marcas

 

Un restaurante que se publicita en diferentes soportes con un claro mensaje: “tenemos la mejor carne del lugar”. (No menciono zona geográfica para que nadie se dé por aludido).

Un día que tienes antojo de carnaza, te viene a la mente ese mensaje publicitario que escuchaste en la radio o leíste en las redes sociales y lías a quien haga falta para ir a probar el producto en sí.

Vas, pides carne, la pruebas y piensas menuda p _ _ a mierda. ¿Esta es la mejor carne del lugar? ¿En serio?

Conclusión: Si tu mensaje crea expectativas que luego no son reales, tu público te va a crear una mala reputación. Cambia de estrategia, o de agencia…

 

Una buena reputación mejor que una mala reputación

 

La publicidad siempre ha tenido mala reputación, entre los humanos al menos. Y seguro que como a muchos colegas de profesión, alguna vez me he visto en la tesitura de ser cuestionada como persona o escuchar comentarios impertinentes cuando me han preguntado: ¿a qué te dedicas? Y yo he contestado: publicista.

Como en todo, y más en la era del consumismo desenfrenado, muchos mensajes, marcas, empresas y mentirosos en general han hecho mucho daño al sector, pero existe la publicidad sincera y transparente.

Y si no, que se lo digan a nuestros clientes.

 

Por encima de todo, siempre queda la honestidad

 

Un marketing de contenidos sincero es la mejor estrategia que puedes tener. Es fundamental ser sinceros en los mensajes y poder ofrecer información que merezca la pena.

Lo ideal (además de no mentir para vender) es documentarse bien, ponerse en el lugar de la persona que va a ver, leer o escuchar tu mensaje y crear contenido original.

Yo siempre tengo la premisa de ir con la verdad por delante, hay veces que no le gusta a la gente, pero como en un chiste que me encanta y con el que me siento muy identificada:

Y en el caso de las marcas nos da una buena clave: a quien no le gusta el mensaje quizá es porque no es su público objetivo. Si no le gusta a nadie ya es otro cantar…

 

Si quieres trabajar con una agencia de publicidad tan buena como las croquetas: somos tu equipo.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies