Category: instagram

El otro día me preguntaba una amiga por qué sus fotos de Instagram no tenían tantos Me Gusta como antes, si sus seguidores seguían aumentando.

A lo que yo le respondí:

– Ay amiga, ha llegado el nuevo algoritmo de Instagram para complicarnos la vida a todos. Pero tranqui, en el próximo post te voy a contar cómo funciona para que te hagas su amigo y empieces a ver resultados.

Para los que os hayáis quedado pillados con eso del algoritmo, aquí tenéis una definición de Ricardo Peña Marí, profesor de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense. “Conjunto de reglas que, aplicada sistemáticamente a unos datos de entrada apropiados, resuelven un problema en un numero finito de pasos elementales”

Así que este post va, no sólo para mi amiga, sino para todos aquellos que tenéis vuestro pequeño proyecto o negocio, y queréis llegar a vuestros seguidores como hacíais antes o incluso llegar a muchos más.

Sin más dilación os cuento cómo han sido los cambios con la aparición del algoritmo en este 2018, y cómo nos afectan en nuestras cuentas de Instagram. Así podrás adaptar tus contenidos a esta nueva pócima mágica para enamorar a Instagram.

¿Te acuerdas cuando te aparecían las publicaciones por orden cronológico? ¡Qué buenos tiempos aquellos!

Desde hace un par de años se nos acabó el chollo y a partir de entonces Instagram quien decide qué aparece en tu muro y qué no. Hasta el punto de que nuestros contenidos actualmente sólo llegan al 10% de nuestros seguidores. Por eso es tan importante saber qué quiere Instagram de nosotros para que nos visualice.

1. INTERACTÚA CON TODO QUISQUI

Lo primero de todo es que tener más o menos likes ya no es tan importante, ahora la clave es la interactuación con tus seguidores. No sólo en tus publicaciones sino también en los Stories. Cuantas más visualizaciones y más comentarios tengas mayor visibilidad tendrá tu página.

2. RAPIDEZ Y PERSONALIZACIÓN

La interactuación es importante, pero también la rapidez y la personalización en las respuestas que das a tus seguidores. Responde a todos los comentarios que te hacen en tus publicaciones, con una hora de margen desde que su publicación. Ah, y no valen respuestas rápidas utilizando emoticonos o tipo “Gracias :)”

3. HASHTAGS MÁS RELEVANTES

Los hashtag tampoco son lo que eran. Antes cuantos más hashtag pusieras (con un límite de 30) llegabas a más personas, pues ya no. La clave ahora es elegir en cada post los cinco hashtag más relevantes y no poner siempre los mismos. Siguen siendo muy importantes para Instagram, pero de forma más selectiva.

¡Y ahora puedes seguir hashtags! Acuérdate de seguir a tus hashtags favoritos para llegar a más público.

4. COMENTARIOS CURRADOS EN OTRAS PÁGINAS

Interactuar con otras cuentas también te da visibilidad. Usando, eso sí, comentarios personalizados y trabajados, en vez del típico comentario genérico alabando una foto.

5. UTILÍZALO TODO

Y finalmente, a Instagram le mola sacar nuevas chorraditas cada poco tiempo. Úsalas.

Es como cuando te hacían un regalo de pequeño, aunque no te hiciera mucha ilusión, jugabas con éste (un rato) como agradecimiento. Pues con Instagram pasa igual, y recompensa a los usuarios que más y mejor utilizan la aplicación y sus nuevas funcionalidades.

Y poco más. Recuerda que si tu cuenta es de un negocio debes convertirla en cuenta comercial. No sólo para que no te penalice Instagram, sino porque tienes acceso a estadísticas interesantes sobre tus publicaciones y tus seguidores.

Pues nada amiga (y amigos) seguid estas indicaciones y ya veréis como pronto empezaréis a notar cambios significativos en el alcance e interactuación de vuestras publicaciones.

Y si no tenéis mucho tiempo para darle el mimo, cuidado y profesionalidad que necesita vuestro proyecto, llamadnos. Aquí estamos MADE The Agency con mucho amor para repartir entre las marcas que quieren crecer y llegar lejos.

No sé si es un caso crónico, si sólo me pasa a mí o si es que estoy perdiendo la cabeza. En ocasiones siento un vértigo y un desasosiego que me embarga en este mundo infinito del marketing digital.

Suele ocurrirme cuando voy a crear alguna estrategia de acciones a medio o largo plazo. En este momento suelo preguntarme: ¿seguirá esta red social estando de moda? ¿O por el contrario demodé?

No es fácil trabajar en este mundo rodeado de fantasmas. Tuenti o MySpace fueron gigantes del momento que ahora están agonizando o criando malvas.

Facebook está ya llegando a la jubilación y sus usuarios más activos ahora son nuestros padres. ¿Será capaz Zuckerberg y sus amigos de Harvard dar una segunda juventud a su querida red social? ¿O por el contrario el fantasma de Facebook está más cerca de lo que creemos?

Si no se te ha hecho un nudo en el estómago con este planteamiento, es que no has pensado en que la mayoría de tus fotos de los últimos diez años las tienes guardadas en esta red social. Así que ve pensando en descargártelas, ‘just in case’.

Google + es el Señor Burns de las redes sociales, si no fuera porque Google casi nos ha obligado a utilizarlo se hubiese ido al otro barrio hace ya mucho tiempo. Pero cada vez que lo incluyo en una estrategia de social media me pregunto: ¿Hasta cuándo? ¿Podemos ya prescindir de ella? ¿Está Google + muerto o sigue de parranda?

Y voy más allá. ¿Qué pasará con Instagram? Está viviendo ahora su época dorada, sí, pero todo cambia.

Ya nos estamos cansando de ver productos recomendados por famosos (o famosetes sin oficio y mucho beneficio) de los que no te crees ya nada. Así que… que se echen a temblar los influencers acomodados con sus miles de seguidores y que aprendan a rezar ( o un oficio alternativo) porque… la parca también acecha a la red social del momento.

Lo reconozco, tengo miedo. Los fantasmas de las redes sociales del pasado y del futuro me acechan cada vez que me descuido.

Pero seré fuerte, y tendré que aceptar que así es este sector: efímero, variable, momentáneo, vertiginoso, y por eso también apasionante.

Las redes sociales del momento se irán, pero llegarán otras nuevas que serán tendencia, marcarán modas y cambiarán nuestra forma de comunicarnos.

Guau, se me han puesto los pelos de gallina.

Hoy me enfrento a un problema de identidad grave. Ya no soy una persona, soy varias. Pienso, escribo y hablo como si existieran diferentes “yo”. Soy otra según la red social y la cuenta desde la que hablo y según los idiomas en que comunico. Me pongo en la piel de mi foto de perfil y me vuelvo otra. Dicho así, ¡da miedo!

Pero no me asusto, sé que la causa es simple y tiene solución. Dejar mi trabajo… ¡Mentira!

Es que cuando comunicas en las redes sociales, sea desde tu cuenta personal o en nombre de marca o empresa, tienes que jugar un papel. Y para jugarlo bien, te tienes que hacer varias preguntas:

#1 ¿Quién es tu público objetivo?

Está claro que si tu meta son hombres de 50+, no querrás usar emoticones cursis y demasiados puntos de exclamación. Si tu público son adolescentes, sin embargo, no dudarás en usarlos e incluso en abusar de ellos. Tienes que hablar como tu público, ser y actuar como él. De ahí la importancia de crear lo que llamamos un “buyer persona”. Es un modelo, una persona ficticia que creas y a quién das vida, que tiene todas las características del público al cual intentas llegar. Cuando comuniques en las redes sociales, tendrás que comunicarte con esta persona en concreto. Adaptarás tu lenguaje, tu tono de voz y tu vocabulario para encajar con ella.

#2 ¿En qué idioma comunicas?

Claro, ¿y si además de tener características muy diferentes, tu público también es multilingüe? Ahí ya te digo que estás en un lio. ¿Cómo compartir contenido que guste a mis diferentes públicos? ¿Qué idioma elegir? Éstas son las preguntas que te tienes que hacer, y no hay respuesta tipo. ¡Lo siento!

#3 ¿Comunicas con empresas o clientes?

Las marcas que se dirigen a otras marcas o empresas suelen usar un lenguaje más formal, mientras que si te comunicas con clientes habrá más lugar para un estilo más juguetón e informal, ya que su público objetivo será más amplio y diferente (edad, profesión, nivel socioeconómico).

#4 ¿Qué red social usas?

Según la red social que utilices, es importante cambiar tu manera de expresarte y tu tono de voz. Te hará falta usar un vocabulario más simple o ir directamente al grano con Twitter, ya que te limita el número de caracteres. En Instagram, usarás vídeos, fotos, GIFS y mensajes cortos… y hashtags, muuuchos hashtags, si quieres encajar en el molde. Al contrario, si trabajas con LinkedIn, es importante comunicarte con un tono más profesional y formal. ¿Capito?

Entendiendo todo lo anterior, una sola solución: ir probando. Unas publicaciones en mayúscula, o muchos puntos de exclamación pueden parecer agresivas para algunos usuarios, para otros no. Inténtalo, equivócate, y vuelve a intentarlo. Prueba y error. No hay fórmula mágica.

¿Próximo paso? NO MÁS TEXTO. El texto habrá pasado de moda y nos comunicaremos solamente por imágenes o GIFs… ¿Qué piensas?

[:es]La moda, ese mundo que siempre va un paso por delante, inventándose sus propias normas y adelantándonos el futuro… ¿no?

Ese mundillo donde la primera impresión es un todo y el ver y ser visto es un MUST. Ahora piensa, ¿qué red social le va como anillo al dedo? Sí, estaba claro, INSTAGRAM.
Existen varias y poderosas razones para hacer de la moda y esta red social de fotografía el combo perfecto.

Lo primero y principal es la instantaneidad. La velocidad del mundo de la moda es cada vez mayor. Gracias a las tecnologías todo es tendencia en todo el mundo a la misma vez. Y esta velocidad es la misma que encontramos en Instagram. Desde que fuera creada en 2010 hasta la fecha cuenta con 300 millones de usuarios y generan diariamente 2.5 BILLONES de Me Gusta.

Con semejantes números es un filón para promocionarse y además de manera gratuita para las marcas. (Cierto es que desde hace un par de meses se pueden promocionar post).

Sirve como una vía más informal, rápida y directa de mantener una comunicación por parte de las casas de moda con sus seguidores. A través de la fotografía muchas de ellas comparten no sólo sus prendas sino sus inspiraciones diarias.

“Con Instagram consigues separarte de los atributos físicos del producto y te acercas más al marketing de ‘engagement’ [implicación], sitúas a tu marca donde quieres que esté y la vinculas a sensaciones e ideas de una forma muy potente”, explica el creador de la comunidad y el blog instagramers.com.

Debido al boom de la fotografía con los teléfonos móviles y la aparición del concepto “Street Style” esta red social es su plataforma idónea. Es tan sencillo como ir por la calle, sacar el teléfono, capturar ese look o inspiración y compartirlo. Ahora el mundo se ha plagado de “cool hunters” armados con sus teléfonos de última generación en busca del clic perfecto.

Permite dar una visión mucho más mundana de la moda. Antes nos llegaba el resultado final de las campañas o desfiles y todo era perfectamente maravilloso. Modelos con cutis de bebés, desfiles ultra sincronizados y ese halo de exclusividad que sólo podías admirar en revistas o webs de moda.

¡MEEEC! Gracias Instagram por enseñarnos el lado “oscuro”. Vídeos del backstage con todos en pánico y gritando, fotos de las propias modelos poniendo caras raras y con unas ojeras que ni el mismísimo Bettlejuice.

¡Ah! Y otra cosa que ha causado algún que otro despido… ¡los spoilers! La moda no iba a ser menos y en alguna que otra ocasión se ha mostrado y desvelado detalles de colecciones antes de estar terminadas, fichajes estrella antes de ser oficales, etc, a través de esta red.

En fin, que somos cotillas por naturaleza e Instagram el perfecto patio de vecinas.[:]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies