Author: oriane

#1 Call Brussels

Esta campaña ha sido implementada y pensada por la Oficina de Turismo de Bruselas para combatir la reputación de Bruselas como ciudad peligrosa y cuna del terrorismo después de los atentados de París.
¿La idea? Tres cabinas de teléfono fueron colocadas en lugares centrales y concurridos de Bruselas, a las cuales cualquier persona que tuviera el número de la cabina pudiese llamar y preguntarle al transeúnte que atienda el teléfono si estaba preocupado por su seguridad en Bruselas.
¿El resultado? En 5 días, la campaña recogió 12,688 llamadas desde 154 países. “¡¡Bien joué Visit.Brussels!!”

#2 La app de Burger King

Ésta pedía a los usuarios que sacrificaran a 10 amigos en Facebook para ganarse un Whopper… ¿El resultado? Más de 20 000 participantes en 10 días. Al fin y al cabo, ¿qué significa un amigo en Facebook? Pues, Burger King lo ha entendido muy bien. Borras a 10 amigos, te regalo 1 Whopper, ¡DEAL!
¿Y qué crees que ha pasado? Facebook ha cerrado la aplicación después de 10 días porque “violaba la privacidad de los usuarios”, ya que los usuarios que habían sido eliminados recibían una notificación… Vale, pero te imaginas el buzz increíble que se ha ganado la marca, ¿no?

blog_made-burger-king

#3 “The Man Your Man Could Smell Like”

La marca Old Spice se dio cuenta que muchas veces eran las mujeres quienes hacían las compras de los jabones de ducha para sus parejas. ¿La clave del éxito? La marca enfocó su anuncio para las mujeres, mostrando un hombre sexy, quien lanza el mensaje, que al usar el gel de ducha de la marca, sus hombres olerán como él.

Y funcionó. Al final, el anuncio tuvo tanto éxito entre las mujeres como entre los hombres.
Incluso, tras el éxito de la campaña, la marca creó su propio canal de Youtube y lanzo más de 100 vídeos relacionadas con los comentarios de los usuarios de las redes sociales. Se convirtió en un verdadero tema de conversación y ¡ya podrás imaginar que la marca incrementó sus ventas y sus usuarios! Tú, ¿lo comprarías?
Link la imagen a : blog_made2

#4 Always “Act like a girl”

Si te digo que hagas algo “como una chica”, pensarás en algo negativo, ¿no? Pues la marca de higiene femenino Always ha querido cambiar la imagen y los estereotipos relacionados con esta frase, y de esta manera levantar la confianza en ellas mismas. En el anuncio, las mujeres muestran que “correr como una chica” es algo negativo, cuando las niñas lo describen y lo actúan de manera atlética y competitiva. Así la marca quiere luchar contra esta crisis de confianza que las mujeres suelen pasar en la pubertad. Ha sido una campaña viral, aunque no ha sido la primera que intente apoderar a las mujeres (como la de Dove, la cual muestra mujeres con curvas, ¿te acuerdas?). ¡Chapeau!

blog_made3
¿Y tú? ¿Cuáles son tus anuncios preferidos?

Hoy me enfrento a un problema de identidad grave. Ya no soy una persona, soy varias. Pienso, escribo y hablo como si existieran diferentes “yo”. Soy otra según la red social y la cuenta desde la que hablo y según los idiomas en que comunico. Me pongo en la piel de mi foto de perfil y me vuelvo otra. Dicho así, ¡da miedo!

Pero no me asusto, sé que la causa es simple y tiene solución. Dejar mi trabajo… ¡Mentira!

Es que cuando comunicas en las redes sociales, sea desde tu cuenta personal o en nombre de marca o empresa, tienes que jugar un papel. Y para jugarlo bien, te tienes que hacer varias preguntas:

#1 ¿Quién es tu público objetivo?

Está claro que si tu meta son hombres de 50+, no querrás usar emoticones cursis y demasiados puntos de exclamación. Si tu público son adolescentes, sin embargo, no dudarás en usarlos e incluso en abusar de ellos. Tienes que hablar como tu público, ser y actuar como él. De ahí la importancia de crear lo que llamamos un “buyer persona”. Es un modelo, una persona ficticia que creas y a quién das vida, que tiene todas las características del público al cual intentas llegar. Cuando comuniques en las redes sociales, tendrás que comunicarte con esta persona en concreto. Adaptarás tu lenguaje, tu tono de voz y tu vocabulario para encajar con ella.

#2 ¿En qué idioma comunicas?

Claro, ¿y si además de tener características muy diferentes, tu público también es multilingüe? Ahí ya te digo que estás en un lio. ¿Cómo compartir contenido que guste a mis diferentes públicos? ¿Qué idioma elegir? Éstas son las preguntas que te tienes que hacer, y no hay respuesta tipo. ¡Lo siento!

#3 ¿Comunicas con empresas o clientes?

Las marcas que se dirigen a otras marcas o empresas suelen usar un lenguaje más formal, mientras que si te comunicas con clientes habrá más lugar para un estilo más juguetón e informal, ya que su público objetivo será más amplio y diferente (edad, profesión, nivel socioeconómico).

#4 ¿Qué red social usas?

Según la red social que utilices, es importante cambiar tu manera de expresarte y tu tono de voz. Te hará falta usar un vocabulario más simple o ir directamente al grano con Twitter, ya que te limita el número de caracteres. En Instagram, usarás vídeos, fotos, GIFS y mensajes cortos… y hashtags, muuuchos hashtags, si quieres encajar en el molde. Al contrario, si trabajas con LinkedIn, es importante comunicarte con un tono más profesional y formal. ¿Capito?

Entendiendo todo lo anterior, una sola solución: ir probando. Unas publicaciones en mayúscula, o muchos puntos de exclamación pueden parecer agresivas para algunos usuarios, para otros no. Inténtalo, equivócate, y vuelve a intentarlo. Prueba y error. No hay fórmula mágica.

¿Próximo paso? NO MÁS TEXTO. El texto habrá pasado de moda y nos comunicaremos solamente por imágenes o GIFs… ¿Qué piensas?

Una estrategia de marketing digital lleva tiempo y dedicación, no se hace porque sí, sino que se planifica y se hace un paso detrás del otro… ¡No por nada se llama estrategia!

Dependiendo del tiempo que le quieras dedicar, de la amplitud de tu negocio y de tu ambición, pero también de tu presupuesto, elegirás una estrategia más simple o más compleja. Aquí te doy las herramientas más importantes que tienes que usar para empezar la estrategia de marketing digital de tu negocio o marca.

Facebook

Empecemos por el principio. Si tienes un negocio pequeño o una marca que acaba de empezar, Facebook es lo primero en que debes pensar si quieres que te conozca tu público. Porque sabemos que, para algunos, una página web puede ser algo ambicioso y costoso. Y antes que una página web mal hecha o desactualizada, mejor no tener nada. Por eso Facebook es una buena herramienta que, si empiezas en el mundo del marketing digital, es fácil de usar y se considera un buen primer paso para iniciar el contacto con tu público.

Aviso: Una página en Facebook sólo puede seguir a otras páginas, es decir marcas o empresas, y no tiene la opción de seguir a personas en concreto. ¡Para que vayas prevenido!

Twitter

Si aún piensas que Twitter es una red de conversaciones triviales y eventos o noticias diarias superficiales, estás muy equivocado. Twitter se ha vuelto una herramienta esencial para interactuar con tus fans o posibles clientes. En esta red es más fácil conseguir seguidores dentro de tu nicho, y buscar personas que podrían formar parte de tu público objetivo. Es una red en movimiento constante, que se mueve a 100 km por hora, y una vez que la sabes usar, es ahí donde tienes que estar para conversar con tus clientes.

Ahora bien, sé consciente de que si vendes recambios de moto, es muy posible tus potenciales clientes no estén en Twitter y tampoco te van a ir a buscar a través de esta red social, o si, hay que hacer una investigación de mercado previa. Dependiendo de tu sector y de tu público objetivo, Twitter puede ser más o menos útil… ¡Estúdialo bien y considéralo tú mismo!

Instagram

Al igual que twitter, esta red es esencial para algunos y superficial para otros. Un negocio de fontaneros quizás no tenga mucho interés en mostrar la última tubería que ha cambiado. Un hotel o una tienda de joyería, al contrario, debe posicionarse en Instagram para enseñar a su público los productos o servicios que ofrece. Es una manera de atraer clientes a través de imágenes atractivas e ilustrativas. Es muy utilizado en el mundo de la moda, como explicamos en uno de nuestros posts anteriores.

Página web

Es la imagen de tu empresa o negocio en internet así que más te vale tener un look&feel impecable y contenidos interesantes que representen 100% a tu marca. Está claro que supone más trabajo que crear un perfil en una red social, sin embargo, es una herramienta básica para posicionarte en Google (junto con el blog), sin duda el jefe supremo y tu mejor amigo en el mundo del marketing digital.

Blog

Sé muy bien que escribir un blog de forma continua puede volverse un coñazo. Si tengo una empresa de arquitectura, ¿de verdad tengo que escribir un post por semana sobre algo relacionado a la arquitectura? Pues, eso sería suyo, sí. El blog ayuda muchísimo a posicionar tu empresa o tu marca en internet, para que tu página web aparezca en los primeros resultados de búsqueda de Google u otro motor de búsqueda. A Google le gusta la constancia, la calidad y los artículos con enlaces y con contenido relevante con tu negocio. Por ello, un blog es muy necesario.

Ahora bien, aunque un sector te pueda parecer muy estrecho, muchas veces no lo es. Por ejemplo, un blog de arquitectura te abre las puertas del mundo del diseño, de la construcción, de la arquitectura por el mundo, de las tendencias… no solamente se reduce a lo que tú estás haciendo con tu propia marca.

Está claro que estas cuatro o cinco herramientas tienen que ser muy coherentes entre ellas en cuanto al contenido, al diseño, a la imagen de marca y a la manera de hablarle a tu público.

¿Oído cocina?

¡Ah! Por cierto, nosotras somos las mejores para ayudarte a crear una página de ensueño y contar al mundo tu marca a través de unas redes sociales estupendas y un blog.

¿A qué esperas para contactarnos? 😉

Aunque muchos piensen que saben muy bien lo que significan las iniciales CM, se siguen teniendo ideas equivocas o incompletas sobre lo que realmente es la profesión de Community Manager.

Primero, mencionemos la confusión que trae la palabra en sí. La lengua española es muy rica, ¿por qué elegimos adoptar la palabra inglesa en lugar de encontrar su equivalente en español? ¿Es que “encargado o responsable de comunidades virtuales o digitales” mola mucho menos? De todos modos, sea en inglés o en español, los términos en sí no nos ayudan mucho a entender su significado. ¿Comunidades virtuales? Humm…

Muchos tendrán esa imagen reductora de que el Community Manager escribe posts en Twitter y Facebook y publica fotos en Instagram. Un trabajo sencillo y divertido, que lo puede hacer cualquiera, pensarán. Pues, en realidad es mucho más que eso.

Empecemos por el principio. Según la AERCO-PSM (Asociación Española de Responsables de Comunidades Online y profesionales de Social Media), que actúa como el órgano de referencia para los CM de España, un Community Manager es “aquella persona encargada o responsable de sostener, acrecentar y, en cierta forma, defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y los planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes. […]”.

Sigue siendo muy abstracto, ¿verdad? Así que os voy a contar mi opinión sobre esta profesión, la preferida en Made The Agency.

Todo CM tiene por meta la de hacer que la marca venda, a través de las redes sociales. Lo que quiere una empresa son resultados.

Para lograr todo esto, yo, como profesional, tengo que crear relaciones estables y duraderas con mis fans, seguidores, clientes y/o potenciales clientes. Tengo que mejorar la visibilidad de mi marca, hacer que la gente hable de mí, pero también que los usuarios interactúen conmigo. Gran parte de mi trabajo también consiste en entrar en conversaciones con mi “comunidad”.

Así que, crear contenido, ¡claro! Pero no de cualquier forma. Se trata de crear un contenido interesante, y es lo primero y primordial a la hora de publicar. ¿Cómo hacerlo? Pues no es tan fácil como parece.

Un contenido se inventa, se busca, se investiga, se trabaja, se modifica y se hace con amor. Aunque parezca una frase de las más sencillas en Twitter, un Community se la habrá currado y le habrá dado mil vueltas en su cabeza antes de pinchar “enviar”, y la revisará una y otra vez después de haberla enviado, por si las moscas. Eso, en el caso de un buen community, está claro.

La profesión abarca decenas de competencias y por ello lo hace un trabajo tan complejo. Ahora, podríamos escribir páginas sobre esta figura virtual pero bien viva. Os dejo sin embargo con este esbozo, que espero que os habrá aclarado un poco sobre la profesión. Y sí, hablo de profesión de community manager, porque no cualquiera puede desempeñar de una manera eficiente este trabajo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies