Category: publicistas

Vivimos en la isla del postureo puro y duro, da igual que seas un busca vidas experto en marketing digital al nivel del master de Cifuentes, una tía con tetas de silicona, un neo hippie que vive en una caravana “al margen social” o un  ruso hortera con guardaespaldas. Lo importante es aparentar y me da una pereza máxima.

  • ¿Y para qué? ¿ o para quién?
  • Para una panda de pringados como tú o como yo, que también giran en la misma rueda cual ratoncillos de laboratorio.

Hoy me he levantado en plan “puncarra”. Quizá sea por el cansancio acumulado lo que me genera tener menos aguante social o quizá sea porque al revisar mi agenda y ver que tengo tareas hoy para llenar unas trece horas de trabajo me quiero regocijar en mi propia mierda porque no llego. No creo que os interese demasiado mi vida pero me apetecía contarlo.

 

Pan para hoy, hambre para mañana

Desde MADE dedico este post a esa gente que no tiene ni  pajolera  idea de marketing digital pero se venden muy bien. Utilizan muchos vocablos del sector que nadie tiene ni idea de lo que significan (incluso ni esa misma persona) y venden longanizas como correas de perro si hace falta.

Las palabras se las lleva el viento, a mi dame acciones y resultados

Bravo. Os habéis aprendido de PM el listado de términos de marketing digital del año para impresionar al que tenéis delante mientras se os llena la boca con palabras llenas de humo. Porque la profesionalidad y el saber hacer y el ser un crack se demuestra currando.

Abandono de un lenguaje etiqueta negra

Algo que nunca me gustó de la publicidad y el marketing, o mejor dicho algo que no entiendo. Siendo nuestro idioma tan rico como es lo dejamos de lado en nuestro sector y no paramos de hablar con términos ingleses (teniendo traducción en nuestro idioma).

Y que estés hablando con un profesional o un cliente de otro país y los utilicemos me parece perfecto. Pero, ¿hablarlo entre profesionales de marketing con la misma lengua y viviendo en el mismo país?

Estamos tontos, tenemos un síndrome de inferioridad (o algo así) o nos creemos que sabemos más por utilizar: Brand advocate, leads, call to action, influencer, share of voice, WoM…

Pues a mi me gusta utilizar estos términos en español siempre que puedo, para que el cliente sepa que hablo su mismo idioma y no en japonés. Y porque me suena bien (y confieso que hay algunos palabros que pronuncio fatal =)).

 ¿Crees que suenan mal estas palabras?

Defensor de la marca, contacto, llamada a la acción, líder de opinión, conversaciones, boca a boca…

Sí queridos y queridas, términos publicitarios, de marketing digital y en español. Puede que me haya vuelto loca o que sea muy osada por intentar que no se pierda nuestro idioma en el sector, pero…

“No somos mejores profesionales por parecer molones con tanta palabreja”.

Yo en mi día a día, nuestro equipo, en la agencia usamos palabras cada día en inglés, no creáis que somos puristas. Pero está bien plantearse de vez en cuando de dónde venimos y a dónde vamos, qué queremos decir, cómo y a quién.

Muchas veces pienso, y valga la redundancia, ¿qué pensaría CHIQUITO DE LA CALZADA si levantara la cabeza?

Hay veces que es difícil ser sincero en un mundo rodeado de mentiras y mentirosos, donde si mientes te tachan de mentiroso pero si dices la verdad eres criticado y penalizado. Pues en publicidad y en el marketing de contenidos también.

No se sabe si fue antes el huevo o la gallina, pero la publicidad es el reflejo de la sociedad, ¿o la sociedad es el reflejo de la publicidad?

Yo soy más de decir la verdad porque lo de las mentiras nunca me ha gustado y siempre me ha parecido ridícula y poco valiente la gente que miente, porque una cosa os voy a decir, se nota  o si no como dice mi madre: ‘se pilla antes a un mentiroso que a un cojo’.  Pues en publicidad y en el marketing de contenidos también.

 

Caso práctico sobre la sinceridad de las marcas

 

Un restaurante que se publicita en diferentes soportes con un claro mensaje: “tenemos la mejor carne del lugar”. (No menciono zona geográfica para que nadie se dé por aludido).

Un día que tienes antojo de carnaza, te viene a la mente ese mensaje publicitario que escuchaste en la radio o leíste en las redes sociales y lías a quien haga falta para ir a probar el producto en sí.

Vas, pides carne, la pruebas y piensas menuda p _ _ a mierda. ¿Esta es la mejor carne del lugar? ¿En serio?

Conclusión: Si tu mensaje crea expectativas que luego no son reales, tu público te va a crear una mala reputación. Cambia de estrategia, o de agencia…

 

Una buena reputación mejor que una mala reputación

 

La publicidad siempre ha tenido mala reputación, entre los humanos al menos. Y seguro que como a muchos colegas de profesión, alguna vez me he visto en la tesitura de ser cuestionada como persona o escuchar comentarios impertinentes cuando me han preguntado: ¿a qué te dedicas? Y yo he contestado: publicista.

Como en todo, y más en la era del consumismo desenfrenado, muchos mensajes, marcas, empresas y mentirosos en general han hecho mucho daño al sector, pero existe la publicidad sincera y transparente.

Y si no, que se lo digan a nuestros clientes.

 

Por encima de todo, siempre queda la honestidad

 

Un marketing de contenidos sincero es la mejor estrategia que puedes tener. Es fundamental ser sinceros en los mensajes y poder ofrecer información que merezca la pena.

Lo ideal (además de no mentir para vender) es documentarse bien, ponerse en el lugar de la persona que va a ver, leer o escuchar tu mensaje y crear contenido original.

Yo siempre tengo la premisa de ir con la verdad por delante, hay veces que no le gusta a la gente, pero como en un chiste que me encanta y con el que me siento muy identificada:

Y en el caso de las marcas nos da una buena clave: a quien no le gusta el mensaje quizá es porque no es su público objetivo. Si no le gusta a nadie ya es otro cantar…

 

Si quieres trabajar con una agencia de publicidad tan buena como las croquetas: somos tu equipo.

Queridos Reyes Magos,

Como ya sabéis (porque lo sabéis todo) este año hemos sido buenísimas, podríamos decir que más buenas que nunca.

Hemos sido puntuales en todas las reuniones (o casi todas), hemos respetado todos los festivos y fines de semana, y no hemos regalado nuestro trabajo a amigos, familiares, vecinos, ni a familiares de los amigos ni de los vecinos…

Y también hemos pasado por momentos muy duros, que hemos superado con mucho trabajo, esfuerzo y terapia. Y lo más importante, es que lo hemos dado todo, sin perder la sonrisa, para seguir cada día apasionadas con nuestro trabajo.

Por eso, esperamos que nos traigáis todo lo que os pedimos, para que nos dé ánimo para seguir siendo tan buenas y trabajando tan duro en los siguientes meses.

Estos son nuestros sueños y deseos para este 2017. Estad bien atentos para que no se os escape nada.

1. Que nuestros clientes nos dejen realizar todas las propuestas creativas que les propongamos, sin limitaciones.

2. Que nuestros clientes nos acepten todos los diseños a la primera.

3. Que podamos ampliar el equipo sin tener que vender nuestra alma a Hacienda, ni al diablo.

4. Tres empleados muy cracks que nos quiten todos los marrones, que sepan hacer café rico y zumos détox. Y de los que aprendamos algo cada día.

5. Que nos podamos coger vacaciones en condiciones, mínimo tres semanas seguidas.

6. Menos horas extras.

7. Alguien que nos traiga croquetas y tortilla de patata al mediodía, y bocadillos de calamares.

8. Un masajista una vez a la semana, con el que descargar las tensiones.

9. Una oficina propia con vistas al mar.

10. Que las redes sociales nos den una tregua en sus constantes actualizaciones.

11. Un cheque en blanco para invertir en publicidad de Facebook.

12. Que Twiter exista en Ibiza. O que empiecen a entender las empresas su importancia y utilidad.

13. Que nuestros clientes nos faciliten fotos muy chulas de sus negocios para petarlo en Instagram.

14. Que las imprentas se dediquen a imprimir, y dejen de gestionar redes sociales.

15. Que la competencia deje de vender redes sociales por 200€ porque es inviable, y lo saben.

16. Que no nos regateen los presupuestos nuestros futuros o posibles clientes.

17. No hacer propuestas en vano.

18. Continuar con los clientes actuales y que los que lleguen sean super majetes y valoren nuestro trabajo.

19. Ordenadores con más capacidad.

20. Fruta fresca a diario en la oficina. Y pistachos.

21. Un montón de libros del sector para estar siempre actualizadas.

22. Que nuestros padres y abuelos entiendan a qué nos dedicamos.

23. Que nos toque la lotería, o nos regalen un maletín lleno de euros para poder tener una vivienda digna en Ibiza, y poder salir algún jueves de cañas.

24. Que nos den algún premio por nuestro trabajo.

Y de momento con esto estaríamos bastante satisfechas. Puede parecer bastante así de un primer vistazo, pero hay que tener en cuenta que somos dos y trabajamos por cuatro, y que nos hemos portado este año el doble de bien que otras veces. 🙂

Así que esperamos con ilusión y emoción vuestra llegada queridos y majestuosos Reyes y amigos Magos. ¡Dejaremos unos chupitos de hierbas ibicencas al lado de los zapatos!

Tras unos minutos de reflexión interna, me he dado cuenta lo difícil que es encontrar una profesión que no sea arriesgada en estos tiempos. Y aquel que me convenza de lo contrario tendrá todo mi respeto.

Personalmente he sufrido la difícil tarea que es dedicarse a la publicidad hoy en día, y ser bien visto y respetado socialmente.

Todo el mundo nos echa la culpa de su infelicidad, a nosotros que sólo buscamos hacer más fácil el camino del consumo al ciudadano de a pie.

Sin embargo, nos castigan, y nos señalan como mangantes, sinvergüenzas, engatusadores… diciendo que sólo buscamos engañar mediante técnicas de consumo indignas y bien estudiadas.

Me sorprende, y desde aquí me rebelo ante esta conspiración que nos convierte a los publicistas en brujos con capacidad de hipnotizar y manejar la voluntad de la población mediante técnicas ‘diabólicas’ que incitan a este consumo desenfrenado. ¿Es que no ha pensado nadie que con esos poderes nos haríamos políticos o líderes religiosos?

Es cierto que cuando hablamos de una marca como algo maravilloso, su total veracidad dependerá de cada persona, pero nuestra labor es dar a conocer ese producto o ese servicio y hacerlo de la forma más atractiva posible. No pretendemos mentir ni confundiros, sino daros el regalo de la información, la oportunidad de ampliar vuestros horizontes de conocimiento del mercado de productos, la etérea sensación de disfrutar de anuncios nuevos y apasionantes, y además está lo de consumir masivamente. si es lo que os hace felices.

En manos de cada uno queda creer que en un refresco está el secreto de la felicidad, que las hamburguesas son la base de una dieta sana, y que si desayunas cereales de fibra en 15 días te convertirás en modelo. Sino no existirían aeropuertos sino máquinas expendedoras llenas de bebidas energéticas, ni médicos de cabecera sino máquinas expendedoras de yogures que ayudan a tus defensas.

Ahora que lo pienso… ¡qué buen negocio lo de las máquinas expendedoras!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies