Category: empresa social

¿Te acuerdas de lo que significaba “inversamente proporcional” y “directamente proporcional”?

No te preocupes, yo te lo explico con un par de ejemplos digitales muy reales y muy claritos:

Ejemplo 1:
La velocidad digital es inversamente proporcional al tiempo que respiras, o lo que es lo mismo, mientras la velocidad digital aumenta el tiempo que respiramos disminuye.

Ejemplo 2:
La velocidad digital es directamente proporcional a la sobresaturación de información en nuestras cabezotas, o lo que es lo mismo, mientras la velocidad digital aumenta nuestro cerebro recibe un aumento de información.

Desde MADE queremos reclamar a la querida velocidad digital que nos devuelva un cachito de nuestras vidas, cada día trabajamos, experimentamos, nos especializamos y seguimos renovándonos SIN FRENO, ya que nunca paran de salir actualizaciones, nuevas herramientas de gestión de marketing digital y miles de cosas más con las que no os quiero aburrir en nuestro mundo de la comunicación y la publicidad digital.

Si, necesitas un profesional para que gestione tu marketing en general, digital en particular, o si no deja el resto de tareas de tu empresa, fórmate, experiméntate, comete errores, aprende de ellos, delega el resto de acciones en otras personas y dedícate solamente a esto porque no podrás abarcar mucho más, tienes mucho trabajo por delante.

A todo el tiempo que hemos invertido en saber lo que ya sabemos, y a todos los años que a así a lo tonto llevamos en el sector, debemos sumarle el que tenemos que estar al día de todo lo que acontece para que los resultados de nuestros clientes en marketing digital y en todas las acciones que realizamos (gestión de redes sociales, reputación digital, blogs corporativos…) sean favorables y lleguemos a los objetivos propuestos.

¿Y sabes qué?

Que somos unas enfermas y nos gusta, punto pelota. Y que hemos aprendido a rendir mucho en el horario laboral (con algún extra que otro) y a desconectar mucho más en nuestra vida personal.

¿Y sabes qué?

Que somos unas expertas en optimizar el tiempo al máximo para que las marcas obtengan los mejores resultados, realizando las acciones con mayor eficiencia y si no te lo crees, pues nos llamas y nos pones a prueba.

¿Y sabes qué?

Que encima somos felices y comemos perdices.

Si tu empresa sigue con la misma web que en los 90 y no se mete en #todoeserollodelasredessocialesyelmarketingdigital porque “no sabes de eso” o porque “crees que no lo necesitas”, te acompañamos en el sentimiento, bye bye monada, lo hiciste muy bien en el siglo pasado, ahora puedes formar parte de la historia no digital de este planeta.

Sólo unos cuantos sacrificados como nosotras dejemos de respirar de vez en cuando para mantenernos al día de la velocidad digital y que las marcas y las empresas revivan, crezcan y se hagan notar, por lo que aprovecha que lo mismo un día ya no nos encuentras, y si, habrá otros que harán las mismas cosas, pero jamás como nosotras.

No nos mires, no nos leas, ¡Llámanos!

Alucino vecino cada vez que escucho a alguien, incluso a algunos que se presentan como expertos en marketing digital, decir que estar en Internet es el futuro, que es el momento de que su empresa esté presente en el mundo 2.0…

– ¿Perdonaaaaaaaaa? (Año 2016, siglo XXI, mundo digital a no poder más y un largo etc, etc, etc), o estoy sufriendo una pérdida auditiva o eres familiar directo del Tyrannosaurus Rex. Un poco más y decides estar en Internet cuando se ha pasado de moda, pero no te apures, nunca es tarde si la dicha es buena.

Desde la era industrial, las empresas se han ido adaptando a cada novedad tecnológica y social, sobre todo desde la llegada de Internet. Cambios rápidos para algunas organizaciones que tuvieron que asimilar desde ese momento que había que tener como mínimo una web, como escaparate de sus productos y servicios al mundo. Y costar, ha costado… que aún hoy, todavía hay empresas que no tienen web o que no renuevan su diseño desde los años 90. ¡Increíble pero cierto!

Y de pronto… llegaron las redes sociales a nuestras vidas, esto sí que vino de forma rápida y drástica, y claro, muchísimas empresas no han tenido el tiempo necesario para adaptarse y cambiar y otras han podido y sabido acomodarse perfectamente convirtiéndose en verdaderas empresas sociales.

Y os preguntaréis:
¿Qué significa ser una empresa social?, ¿es suficiente con tener una serie de perfiles abiertos en las principales redes sociales?

Y yo, que soy muy generosa y muy maja, os contaré que el factor más importante para que una empresa sea social es que los usuarios la perciban como tal, y por supuesto, si cumplen varios requisitos son TOP:

Cambios si, miedos no. El miedo es el mayor freno de la vida, aquí y en Pernambuco. Una empresa que no tiene miedo a los cambios, es una empresa social, pero no basta con adaptarse, si no con estar permanentemente transformándose.
Redes sociales, el pan de cada día. Comunicación sin límites ni barreras entre empresa, clientes, empleados, proveedores, ciudades, pueblos e incluso países. Si no sabes cómo hacerlo, te ayudamos.
Blog para enterarse mejor. Lo motores de búsqueda, o más bien, Mr. Google, nos tiene pìllados por la solapa, por lo que un blog es una herramienta imprescindible para posicionarse, y lo mejor es que es una plataforma clave para que los interesados conozcan más sobre la organización.
Marketing digital = marketing social. Redes sociales como principal canal para crear campañas y desarrollar estrategias de social media marketing.
Open 24 h. Sin horarios, accesible a cualquier persona con el único requisito de tener conexión a Internet.
Más transparente que el agua. Con errores y sin ellos, dando la cara al mundo, así es como se presenta una buena empresa social. Contando y explicando lo que hace, interesándose porque todo este bien y mejore cada día.
Humanizar la marca. Aunque este concepto nos resulte demodé como dice el titular del post, la realidad es que la marca que habla en Internet de tú a tú es la que triunfa, y que sin abandonarla, deja la seriedad corporativa al margen.
Renovarse o morir. Escuchar a los clientes, analizar e innovar es primordial para alcanzar el éxito social de la empresa. No podremos decepcionar a nuestros seguidores y clientes si lo que hacemos es lo que nos piden.

En definitiva: “LO QUE HACES, ES LO QUE ERES”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies