mayo 2018

Si has notado que el panorama digital últimamente camina como pollo sin cabeza, está decaído o se mantiene silencioso, ya sabes lo que está pasando.

Como lo lees, la cuarta revolución industrial ha llegado ‘y yo con estos pelos’. Dentro de unos años, formaremos parte de los libros de texto y nuestra época será estudiada como otra transformación digital más del pasado.

Pero hoy es hoy y mañana, ya veremos.

 

¿Cómo sobrevivir y adaptarse a los cambios digitales?



En esta vida hay que aprovechar las oportunidades que le pasan a una por delante y sobre todo lo que es más importante: saber adaptarse a los cambios, en este caso de la transformación digital.

Me encanta analizar todo lo que me rodea, siempre he sido muy observadora desde pequeñita, se aprende mucho. Ahora analizo el momento en el que nos encontramos dentro del mundo del marketing digital y guau, lo que está llegando.

Todos los cambios digitales que van a llegar  suponen un reto para todas la empresas. Comienza una nueva era y debemos estar preparadas: La era de la inteligencia artificial.

 

¿Qué busca el cliente hoy en día?



Atrás quedó la búsqueda de servicios o productos, ahora todos buscamos experiencias, también nuestros clientes. Los clientes miran a los otros clientes.

La clave es dar lo mejor al cliente, toda la información que necesite, mantenerle siempre bien cerquita y conseguir una relación ‘one to one’ y después fidelizar.  Un gran reto. ¿No crees?

Cada cliente es único y lo sabe. Por ello hay que darle de su propia medicina y tratarle como lo que es, ofrecerle lo que le hace falta, crear una experiencia personalizada para que hable bien de nosotros y otros clientes lo vean.

Hay que escuchar al cliente, entenderle y ayudarle. Darle lo que necesita de forma inmediata y con la máxima calidad.

 

¿Qué pasa con las empresas?



El comportamiento del cliente ha cambiado totalmente y va a seguir haciéndolo, las empresas se deben, nos debemos, adaptar a ello.

El ámbito digital se encuentra ante una cultura formativa constantemente cambiante y los talentos deben ir en consonancia. La formación no pude parar y debemos estar preparadas para el cambio constante que ya exige la industria, y que cada vez exigirá más.

Las empresa que no son nativas digitales, que son muchas, deben adaptarse a todos estos cambios, o las que si lo son se las comerán con patatas o ensalada, hay al gusto de todos.

Las empresas españolas tienen mucho que mejorar en la transformación digital, se encuentran bastante atrasadas si comparamos con el mundo empresarial de otros países. Y aunque cada vez son más las empresas que conocen la importancia de esta transformación, no se desarrolla de una manera eficiente.

Debemos tener siempre presentes las necesidades del cliente y como va evolucionando el mercado en cada sector. Quien no se adapte, desaparece, ya llegará otra empresa más ágil y que cubra mejor las necesidades.

El gran valor de las empresas serán sin duda los equipos de trabajo y la innovación, la tecnología será la herramienta para conseguir superar el cambio y el pilar de la empresa para poder ir en la línea de los nuevos modelos de negocio.

‘Empresas, la estructura tradicional de mercado de negocio ha muerto’.

 

La inteligencia artificial



En esta revolución industrial, el cliente será el mejor parado, comenzará a tener experiencias personalizadas. La comunicación entre humanos y máquinas va a cambiar, o mejor dicho está cambiando.

El cliente ya no tiene la razón, tiene el control absoluto.

¿Quieres que abordemos juntos esta cuarta revolución industrial? 

(+34) 686 156 327 & (+34) 646 342 652
info@madetheagency.com

 

 

No sé si es un caso crónico, si sólo me pasa a mí o si es que estoy perdiendo la cabeza. En ocasiones siento un vértigo y un desasosiego que me embarga en este mundo infinito del marketing digital.

Suele ocurrirme cuando voy a crear alguna estrategia de acciones a medio o largo plazo. En este momento suelo preguntarme: ¿seguirá esta red social estando de moda? ¿O por el contrario demodé?

No es fácil trabajar en este mundo rodeado de fantasmas. Tuenti o MySpace fueron gigantes del momento que ahora están agonizando o criando malvas.

Facebook está ya llegando a la jubilación y sus usuarios más activos ahora son nuestros padres. ¿Será capaz Zuckerberg y sus amigos de Harvard dar una segunda juventud a su querida red social? ¿O por el contrario el fantasma de Facebook está más cerca de lo que creemos?

Si no se te ha hecho un nudo en el estómago con este planteamiento, es que no has pensado en que la mayoría de tus fotos de los últimos diez años las tienes guardadas en esta red social. Así que ve pensando en descargártelas, ‘just in case’.

Google + es el Señor Burns de las redes sociales, si no fuera porque Google casi nos ha obligado a utilizarlo se hubiese ido al otro barrio hace ya mucho tiempo. Pero cada vez que lo incluyo en una estrategia de social media me pregunto: ¿Hasta cuándo? ¿Podemos ya prescindir de ella? ¿Está Google + muerto o sigue de parranda?

Y voy más allá. ¿Qué pasará con Instagram? Está viviendo ahora su época dorada, sí, pero todo cambia.

Ya nos estamos cansando de ver productos recomendados por famosos (o famosetes sin oficio y mucho beneficio) de los que no te crees ya nada. Así que… que se echen a temblar los influencers acomodados con sus miles de seguidores y que aprendan a rezar ( o un oficio alternativo) porque… la parca también acecha a la red social del momento.

Lo reconozco, tengo miedo. Los fantasmas de las redes sociales del pasado y del futuro me acechan cada vez que me descuido.

Pero seré fuerte, y tendré que aceptar que así es este sector: efímero, variable, momentáneo, vertiginoso, y por eso también apasionante.

Las redes sociales del momento se irán, pero llegarán otras nuevas que serán tendencia, marcarán modas y cambiarán nuestra forma de comunicarnos.

Guau, se me han puesto los pelos de gallina.

Nos encontramos en un momento de alta tensión social. El sistema institucional está en una clara crisis que preocupa mucho tanto a los de dentro como de fuera. El sistema judicial vulnera los derechos de la mujer, con los últimos acontecimientos. Y cada día miles de personas salen a las calles en forma de protesta, para ver si alguien de ahí arriba tiene la buena costumbre de escuchar y la dignidad de cambiar las cosas.

¿Qué hubiera pasado con los últimos acontecimientos sin la existencia de las redes sociales?



Las noticias ya no nos llegan a través de los medios tradicionales,  de los cuales muchas veces y hay que ser sincero en esta vida, hay dudosa veracidad, sobre todo porque como con todo, cada uno barre para su casa, sus pensamientos, su experiencia, su ideología o lo que le sea.

Gracias a las redes sociales no solamente ponen voz los líderes de opinión a los últimos sucesos, es el pueblo el que habla, el que cuenta, el que grita enfadado por la red y no solo su voz queda haciendo eco entre las calles de pueblos y ciudades.

La actualidad como ejemplo



Todo llega a todo el mundo, a la velocidad de la luz, y eso hace a la ciudadanía más fuerte, sobre todo se siente más acompañada.

Dejamos el caso Cifuentes de lado (que ha sido algo muy surrealista) y nos vamos a centrar en el caso de “la manada” que ha golpeado fuerte en la sociedad española. La sentencia ha sido para todas las mujeres de este país un sin sentido y gracias a las redes sociales, hemos podido observar como a todas y cada una de nosotras por ser mujer nos han ocurrido cosas, y si no directamente, si a nuestra amiga, hermana, compañera de trabajo, vecina…

Aunque ya supiéramos la realidad de ser mujer en un país con mucho machismo por resolver, es increíble ver y sobre todo hacer ver al resto de la humanidad la cruda realidad.

Lo que se dice en las redes sociales es el ruido de las calles



Nuestro día a día desde la agencia es tratar con marcas, productos, servicios y sus clientes o futuros clientes que también hablan y hacen ruido y nosotras nos encargamos de gestionar su reputación online. Y lo que ha ocurrido en estos últimos días ha sido una verdadera crisis de reputación online del sistema entero. Incontrolable.

Millones de usuarias y usuarios anónimos han hecho pública su opinión, su experiencia, su inconformismo, mediante diferentes hashtags (#noesno #estaesnuestramanda #yositecreo #justiciapatriarcal  #noestássola #noesabusoesviolación #nosotrasomoslamanada), fotografías, videos, imágenes. Todo el material con los mismos mensajes comunicados de diferente forma.

Conclusión: si se hacen bien las cosas, no hay que tener miedo al poder de las redes sociales, todo lo contrario. Son una herramienta fabulosa, con un uso responsable se pueden conseguir grandes cosas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies