noviembre 2016

¡Hola! ¿Tienes un proyecto, una marca personal o una empresa que das a conocer a través de Internet, y utilizas un blog o las redes sociales para comunicarte con tus seguidores o posibles clientes?

Pues tú y yo tenemos que hablar.

Hoy me gustaría que reflexionaras acerca de los contenidos que ofreces a tus seguidores, si son contenidos interesantes y por qué razón, y por qué no, que puedas detectar aquellos que podrían interesarles pero todavía no has caído en la cuenta.

Antes de nada, párate a pensar por qué tienes una página profesional, qué es lo que quieres conseguir con ella y si las redes sociales en las que compartes el contenido pueden ayudarte a conseguir esto que quieres

Sólo una vez que tengas esto claro, podemos avanzar en la búsqueda de contenidos que enamoren a tus seguidores.

Ahora, quiero que visualices a un cliente tuyo real, ¿lo tienes? Bien. Pues ahora observa mentalmente todo el proceso que ha hecho este cliente (llamémoslo Paco) hasta comprar tu producto o servicio. Adentrémonos juntos en la vida de Paco como en los Cuentos de Navidad de Dickens.

Vamos a verlo juntos.

Primero a Paco le surge un problema. (Su coche hace un ruido raro, ha visto un programa en la tele y quiere convertirse en cocinero profesional, su familia quiere irse de vacaciones a la nieve, le ha tocado de amigo invisible su prima Rita y lleva sin verla 15 años…)

Algo le pasa al pobre Paco y no sabe cómo resolverlo. Entonces pregunta a su familia o amigos, a alguien en quien confía. Pero sobre todo se meterá en Internet a buscar acerca de su problema y a encontrar posibles soluciones.

 

¡Y aquí apareces tú! Paco se encuentra con tu blog en Internet, con un artículo que justo habla de ese problema y las posibles soluciones. Vaya alegría que le has dado a Paco, ha encontrado lo que busca y quiere saber más.

Probablemente buscará otras fuentes de información, pero si lo que le has contado ha sido interesante, visualmente atractivo y sobre todo, si le ha dado una o posibles soluciones a tu problema le tienes ganado.

Ya ha tenido un primer contacto contigo y quiere saber más. Y ahí es donde aparece esa web tan intuitiva, clara, sencilla… en el que hablas de tu marca, de tus servicios y de la forma de contactar contigo.

En este momento los contenidos que necesita serán más específicos. Quiere saber más sobre tu taller, tu curso de cocina, tu hotelito en la nieve o tus bolsos de cuero para su prima.

Pues démosle lo que quiere, ¿no? Queremos a Paco y queremos que sea feliz, así que expláyate hablando de ti y de lo que ofreces.

Aun así puede que necesite más información, ‘no problema amigo’, porque tenemos un perfil profesional en Facebook tan… profesional, que te vas a caer de culo en cuanto lo veas.

Lleno de imágenes sugerentes y de información extra, no sólo sobre nuestra marca y nuestros servicios, sino artículos en los que completar tu primera búsqueda, como los motivos por lo que tu coche hace ese ruido y cómo evitarlo en próximas ocasiones, donde comprar tu primer uniforme de chef, consejos para que tus niños disfruten a tope en la nieve, y cómo cuidar el curo para que a tu prima Rita le dure su bolso mucho años…

Paco está que no puede en sí de felicidad y ahora es él el que nos quiere a nosotros. Está tan agradecido por haber sido tan majetes con él y haberle ayudado tanto que no le damos opción. Va a comprar nuestro producto, y lo mejor de todo, nos va a recomendar.

Ahora imagina que Paco tiene un problema al que tú puedes darle solución (imagino que ya lo habrás estado haciendo durante el artículo pero por si acaso), pues coge boli y papel y apunta qué tipo de contenidos crees que le harán más feliz en todo este proceso que Paco ha experimentado hasta enamorarse de tu marca.
Fácil, ¿no?

Si no lo ves tan claro, no te preocupes, que para eso te has topado con Made The Agency, y juntos te convertiremos en un ‘latin lover’ de los contenidos en Internet.

¿Te acuerdas de lo que significaba “inversamente proporcional” y “directamente proporcional”?

No te preocupes, yo te lo explico con un par de ejemplos digitales muy reales y muy claritos:

Ejemplo 1:
La velocidad digital es inversamente proporcional al tiempo que respiras, o lo que es lo mismo, mientras la velocidad digital aumenta el tiempo que respiramos disminuye.

Ejemplo 2:
La velocidad digital es directamente proporcional a la sobresaturación de información en nuestras cabezotas, o lo que es lo mismo, mientras la velocidad digital aumenta nuestro cerebro recibe un aumento de información.

Desde MADE queremos reclamar a la querida velocidad digital que nos devuelva un cachito de nuestras vidas, cada día trabajamos, experimentamos, nos especializamos y seguimos renovándonos SIN FRENO, ya que nunca paran de salir actualizaciones, nuevas herramientas de gestión de marketing digital y miles de cosas más con las que no os quiero aburrir en nuestro mundo de la comunicación y la publicidad digital.

Si, necesitas un profesional para que gestione tu marketing en general, digital en particular, o si no deja el resto de tareas de tu empresa, fórmate, experiméntate, comete errores, aprende de ellos, delega el resto de acciones en otras personas y dedícate solamente a esto porque no podrás abarcar mucho más, tienes mucho trabajo por delante.

A todo el tiempo que hemos invertido en saber lo que ya sabemos, y a todos los años que a así a lo tonto llevamos en el sector, debemos sumarle el que tenemos que estar al día de todo lo que acontece para que los resultados de nuestros clientes en marketing digital y en todas las acciones que realizamos (gestión de redes sociales, reputación digital, blogs corporativos…) sean favorables y lleguemos a los objetivos propuestos.

¿Y sabes qué?

Que somos unas enfermas y nos gusta, punto pelota. Y que hemos aprendido a rendir mucho en el horario laboral (con algún extra que otro) y a desconectar mucho más en nuestra vida personal.

¿Y sabes qué?

Que somos unas expertas en optimizar el tiempo al máximo para que las marcas obtengan los mejores resultados, realizando las acciones con mayor eficiencia y si no te lo crees, pues nos llamas y nos pones a prueba.

¿Y sabes qué?

Que encima somos felices y comemos perdices.

Si tu empresa sigue con la misma web que en los 90 y no se mete en #todoeserollodelasredessocialesyelmarketingdigital porque “no sabes de eso” o porque “crees que no lo necesitas”, te acompañamos en el sentimiento, bye bye monada, lo hiciste muy bien en el siglo pasado, ahora puedes formar parte de la historia no digital de este planeta.

Sólo unos cuantos sacrificados como nosotras dejemos de respirar de vez en cuando para mantenernos al día de la velocidad digital y que las marcas y las empresas revivan, crezcan y se hagan notar, por lo que aprovecha que lo mismo un día ya no nos encuentras, y si, habrá otros que harán las mismas cosas, pero jamás como nosotras.

No nos mires, no nos leas, ¡Llámanos!

Has oído bien, el pasado sábado tuve una visión y tenía que compartirla. Igual que la serie de Fibonacci, con numerosas aplicaciones en las matemáticas y la naturaleza… he descubierto el “método de Ligonacci”. Es un método infalible para crear una estrategia en Facebook eficiente y para conseguir un ligue el ‘Saturday night’.

 

Empecemos por el principio. ¿Qué queremos conseguir?

Hacer una campaña de publicidad en Facebook es relativamente fácil, ya que sólo tienes que seguir los pasos que te da la plataforma para ello. En principio es bastante intuitivo.

Lo que es más difícil es hacer un anuncio o una promoción en Facebook eficiente. Es decir, que llegue al público que deseas, que éste interactúe con tu anuncio, que se convierta en un ‘like’, en un nuevo seguidor o una visita a tu web.

Lo mismo pasa de fiesta, ligar es fácil, no tienes que hacer mucho que alguien muestre interés. Pero… ¿cumple tus expectativas? ¿Es lo que estás buscando? ¿Queréis las mismas cosas?

Pero estás de suerte, hoy me he levantado decidida a compartir el “método de Ligonacci” contigo, y aquellos trucos que he aprendido a base de hacer campañas más y menos exitosas, y de no entender por qué a los seguidores no les gustaban o llegaban mis anuncios preciosos.

Y a base de pestañear, de contonear las caderas y de mantener miradas durante tantos minutos que se me secaban las lentillas.

Entonces, lo primero es pensar qué quieres conseguir con tu campaña en Facebook o con tu ligue.

. ¿Dar a conocer un nuevo producto o servicio, mostrar tu nueva web, promocionar un evento… o simplemente aumentar tus seguidores?
. ¿Un ‘me gustas’? ¿Un/a amigo/a con derecho a roce? ¿Una visita a tu casa? ¿O simplemente aumentar tu número de ligues?

 

Tipos de Anuncio vs. Estrategia

Define bien cuál es tu objetivo principal, y lo más importante, hazlo cuantificable para que una vez terminada la campaña ( o la noche) puedas valorar los resultados obtenidos y redefinir (o no) tu estrategia.

No vale de nada que tu objetivo sea aumentar seguidores, ya que no es lo mismo aumentar 10 que 300. ¡Tienes que poner un número o un porcentaje a tu objetivo!

screen-shot-11-15-16-at-10-22-am

En el caso del sábado noche, marcar el objetivo significa que no vale ir a un grupo de amigas/os e intentarlo con cada una o cada uno hasta que alguien muestre algo de interés. Tienes que ir a por alguien en especial, y si no funciona ya sabes que tu estrategia ha sido errónea. Y tienes que cambiarla.

Una vez tienes claro qué quieres conseguir, hay que ponerse manos a la obra. ¿Cómo voy a alcanzar mi objetivo? O mejor dicho, ¿qué estrategia voy a seguir para alcanzarlo?

 

Tipos de Segmentación vs. Público Objetivo

El segundo paso clave es definir a quién diriges tu campaña; cómo es tu público objetivo, su procedencia, su idioma, sus gustos e intereses.

En el caso de Facebook puedes definir de forma muy específica quién quieres que vea tus anuncios. Y seguro que muchos no lo sabéis, pero hay una opción en la que puedes crear un ‘público personalizado’ importando a los suscriptores de tus newsletter, o incluso aquellos que hayan visitado recientemente tu web.

screen-shot-11-15-16-at-10-24-am

Y en el caso del sábado noche está claro. ¿No?

Tienes que saber a quién lanzas tus flechas. De donde viene, cómo es, qué le gusta, y detectar todo lo qué tenéis en común.

 

Contenidos que enamoren

Y una vez tienes claro el objetivo a alcanzar, el público al que te diriges y la estrategia. Sólo te queda ir a por todas, lanzarte al vacío y dar lo mejor de ti.

A la hora de crear un anuncio en Facebook busca imágenes atractivas que se identifiquen con tu marca, y frases cortas que impacten. Y por supuesto, contenidos que se adapten al idioma, lenguaje y tono del público al que te diriges.

O lo que es lo mismo, ponte guapo/a, resalta lo mejor de ti y no te andes con rodeos. Y claro está, adáptate a tu objetivo: si es guiri tendrás que adaptarte al idioma, ¿no?

 

Tips extra para triunfar

– Cuando promocionas una publicación o haces un anuncio es mejor hacerlo durante pocos días invirtiendo más dinero, que dividiendo esa cantidad en varias semanas. Esto último hace que le aparezca a tu público objetivo durante mucho tiempo en su perfil personal, se va a cansar de verlo y le causará rechazo.

– Cuando creas una campaña, Facebook te da la posibilidad de crear varios anuncios con diferentes imágenes y textos. Durante el transcurso de ésta, analiza los resultados y deja sólo visibles aquellos anuncios que están teniendo más éxito.

– Definir el público es la clave para que tu anuncio llegue a más personas interesadas en tu marca o producto, por lo que invierte el tiempo necesario en definirlo bien. Es importante que sea un público bastante amplio (Facebook lo determina con una aguja que se vuelve verde) y específico a la vez. Esto lo consigues además determinando los intereses de ese público: entre 6 y 10 intereses está bastante bien.

O lo que es lo mismo…

– Elije con precisión a la persona en la que vas a invertir tus esfuerzos, , y que sea alguien accesible. Brad Pitt está soltero sí, pero… vive un poco lejos.

– Y no insistas demasiado. Si tu objetivo no se muestra interesado después de varios intentos y estrategias. Cambia de ligue. No te merece. Y sigue practicando.

Si quieres saber más sobre el ‘Método de Ligonacci’, o si quieres realizar una campaña de Facebook eficiente dentro de tu estrategia de Social Media Marketing, contacta con Made The Agency.

Si, has leído bien, la palabra “flow” es totalmente compatible con la optimización SEO. Se puede tener un blog bien posicionado, que no sea un auténtico rollazo y que además ofrezca contenido de calidad, que responda a las preguntas del usuario en Google para que se ponga contento y nos posicione más que a los demás.

No te obsesiones con la optimización de los elementos técnicos (que no hay que dejarlos de lado), lo realmente importante es que el contenido que compartas le guste a los usuarios, les interese, les parezca divertido, les aporte valor… (Siempre y cuando estés escribiendo para personas, no para robots).

Te vamos a dar unas nociones básicas y de sentido común de cómo escribir un buen texto a nivel SEO para tu blog:

1. Pon un título que mole, que atraiga, que te diferencie de los trescientos contenidos que hay hablando del mismo tema que vas a escribir y por supuesto que tenga sentido con el texto que llega después.

2. La estructura del texto no tiene más complicación que seguir un orden de escritura correcto para que la lectura tenga sentido, vaya que no vale poner el subtítulo al final del texto y el título en mitad, simplemente se trata de ordenar la información, lógico ¿verdad?.

3. Escribe un contenido que tenga calidad, ni hay tiempo para leer tonterías y textos vacíos, ni a google les gusta que copies, que escribas algo que no sea acorde con el público al que te diriges, que te repitas como los cromos o que te enrolles como las persianas sin ningún sentido.

Haz un texto que le guste a tu público, que se note que no es un contenido forzado, escribe de lo que te gusta y/o documéntate antes para escribir con conocimiento, que transmitas un mensaje, que enseñes algo o simplemente que disfrutemos todos leyendo.

4. El tamaño es importante por lo que procura no hacer tu artículo de menos de 350 – 400 palabras, un poquito más seria ideal (siempre que aporte calidad).

5. Las palabras clave con sentido por favor, el post debe ir dirigido hacia un tema que se esté buscando o palabra clave, pueden servirte de gran ayuda herramientas como Google Keyword Planner o Google Trends

Ojo con poner palabras clave que no tengan nada que ver con el contenido ya que puede penalizarte, que esto no es como poner quinientos hashtag en Instagram…
Intenta que la palabra clave que estés trabajando se repita al menos tres veces en el texto del post, aunque siempre con sentido en la redacción, que no parezca un pegote.

6. La URL importa más de lo que crees, optimízala para la palabra clave con la que quieras posicionar tu post, elimina las stop words como por ejemplo las preposiciones ya que no aportan ningún valor.
Ejemplo: www.madetheagency.com/blog/trucos-seo-blog

7. Cuida al máximo la meta descripción ya que es el texto que se muestra en google bajo el título de resultados y se utilizan como escaparate, como llamada a la acción, para hacer que la gente quiera meterse en tu link y no en otro, cúrratelo un poquito anda, que se tarda lo mismo en hacer las cosas mal que en hacerlas bien.

Ahora toca practicar y sale solo, eso si, todo esto no sirve de nada si luego no lo compartes por ejemplo en tus redes sociales, como ves no es tan horrible conseguir hacer un texto para tu blog con un poco de flow y además optimizado para SEO. ¿Te animas a escribir uno y a contarnos como te ha ido?

Si por el contrario, quieres que escribamos los post de tu blog y que a tus lectores y a google se les caiga la baba contacta con nosotras sin ningún compromiso.

BE DIFFERENT, BE MADE

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies