enero 2015

[:es]La moda, ese mundo que siempre va un paso por delante, inventándose sus propias normas y adelantándonos el futuro… ¿no?

Ese mundillo donde la primera impresión es un todo y el ver y ser visto es un MUST. Ahora piensa, ¿qué red social le va como anillo al dedo? Sí, estaba claro, INSTAGRAM.
Existen varias y poderosas razones para hacer de la moda y esta red social de fotografía el combo perfecto.

Lo primero y principal es la instantaneidad. La velocidad del mundo de la moda es cada vez mayor. Gracias a las tecnologías todo es tendencia en todo el mundo a la misma vez. Y esta velocidad es la misma que encontramos en Instagram. Desde que fuera creada en 2010 hasta la fecha cuenta con 300 millones de usuarios y generan diariamente 2.5 BILLONES de Me Gusta.

Con semejantes números es un filón para promocionarse y además de manera gratuita para las marcas. (Cierto es que desde hace un par de meses se pueden promocionar post).

Sirve como una vía más informal, rápida y directa de mantener una comunicación por parte de las casas de moda con sus seguidores. A través de la fotografía muchas de ellas comparten no sólo sus prendas sino sus inspiraciones diarias.

“Con Instagram consigues separarte de los atributos físicos del producto y te acercas más al marketing de ‘engagement’ [implicación], sitúas a tu marca donde quieres que esté y la vinculas a sensaciones e ideas de una forma muy potente”, explica el creador de la comunidad y el blog instagramers.com.

Debido al boom de la fotografía con los teléfonos móviles y la aparición del concepto “Street Style” esta red social es su plataforma idónea. Es tan sencillo como ir por la calle, sacar el teléfono, capturar ese look o inspiración y compartirlo. Ahora el mundo se ha plagado de “cool hunters” armados con sus teléfonos de última generación en busca del clic perfecto.

Permite dar una visión mucho más mundana de la moda. Antes nos llegaba el resultado final de las campañas o desfiles y todo era perfectamente maravilloso. Modelos con cutis de bebés, desfiles ultra sincronizados y ese halo de exclusividad que sólo podías admirar en revistas o webs de moda.

¡MEEEC! Gracias Instagram por enseñarnos el lado “oscuro”. Vídeos del backstage con todos en pánico y gritando, fotos de las propias modelos poniendo caras raras y con unas ojeras que ni el mismísimo Bettlejuice.

¡Ah! Y otra cosa que ha causado algún que otro despido… ¡los spoilers! La moda no iba a ser menos y en alguna que otra ocasión se ha mostrado y desvelado detalles de colecciones antes de estar terminadas, fichajes estrella antes de ser oficales, etc, a través de esta red.

En fin, que somos cotillas por naturaleza e Instagram el perfecto patio de vecinas.[:]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies