abril 2013

Hoy quiero hacer una importante reflexión sobre el valor real de Internet y las redes sociales: el poder de la información. Saber, conocer, entender, aprender, asimilar, razonar, ofrecer, opinar, valorar, mediar, compartir.

A simple vista puede parecer que la información no es tan importante como el incremento de las ventas o clientes en el caso de una empresa. Pero estamos tod@s de acuerdo en que es la base para que este aumento suceda.

Es pretencioso pensar que tienes un producto tan bueno y estás tan seguro de su calidad, que no necesitas saber qué opinan tus clientes sobre tu empresa y lo que ofrece. Y no sólo conocer lo que piensan de ti tus clientes es importante, sino también conocer nuevas tendencias, entender cómo funciona tu mercado, aprender de tus trabajadores y escucharlos, asimilar las quejas y razonar tus decisiones, opinar sobre objetivos, valorar resultados, mediar conversaciones, compartir impresiones… Información, información y más información.

Y fuera del mundo de la empresa, cada uno de nosotros como individuo tenemos una necesidad personal de estar informados, mucho más allá del simple cotilleo. Estar informados de lo que pasa en el mundo, o en tu barrio, en tu entorno, en tu grupo de amigos o en tu familia.

Lo mejor de Internet es que tú seleccionas el tipo de información que deseas; ya sea a través de una búsqueda específica en Google u otros buscadores, o seleccionando los blogs más afines a tus gustos y teniéndolos a mano para leerlos cada vez que publiquen nuevos contenidos.

También puedes hacer listas en Twitter por categorías que te interesen, y acceder a ellas cuando tengas necesidad de noticias frescas o conocer tendencias. Por ejemplo hacer una lista de personas que se dedican al mundo de la moda y acceder a ella cada vez que necesites inspiración, de filósofos y pensadores modernos para momentos de profundidad espiritual, y otra lista con expertos en tus deportes favoritos para estar siempre al día de nuevos fichajes, opiniones, resultados.

Y lo mismo en el resto de redes sociales como Facebook, donde puedes ocultar a tus amigos cuya información no te aporte nada, y que sólo aparezcan aquellas páginas o amigos que realmente te interese. O en Pinterest, donde compartes información (en forma de imágenes) con personas con gustos parecidos a los tuyos, y se convierte en una fuente inmensa de ideas e inspiración.

Puedes ver las noticias más importantes del día en los principales diarios online, y contrastar opiniones y los diferentes tonos al contar la misma historia, para tú poder hacer tu propia versión de lo sucedido. Y buscar en Youtube vídeos relacionados con estas noticias para tener una visión completa.

Antes de hacer un viaje puedes contrastar cada lugar, hotel y restaurante con las opiniones de aquellos que pasaron por tu mismo destino, para no caer en sus errores o malas experiencias, y al contrario, para disfrutar de sitios especiales difíciles de encontrar, o sólo conocidos por unos pocos.

Esta es la magia de Internet y las redes sociales, la facilidad de comunicar, de estar informado y de poder compartir con tus amigos y con todo el mundo online lo que opines, lo que sientas, y lo que te salga de la arroba.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies