octubre 2012

Linkedin no es sólo una red social, desde que se creó en 2003 se ha convertido en la red social profesional más demandada, crea oportunidades de negocio tanto para empresas como para empresarios o empleados de una forma directa, eficaz y personal. Crea oportunidades de empleo por lo que en estos tiempos de crisis es un beneficio social.

Algun@s la denominan el Facebook de los contactos profesionales, cada persona o empresa ofrece de forma publica información tanto personal como profesional: su formación, su experiencia laboral, sus servicios, sus productos…

Pero bueno, el Facebook, Facebook… tampoco es que se asemeje demasiado… ¿os imagináis al director de turno subiendo fotos del fin de semana con sus amigos borrachos? ¿o a la doctora de renombre colocando una foto suya de perfil echa por ella misma con su móvil frente al espejo?…

Además si estuviera la opción de colocar por ejemplo “situación sentimental” estaríamos tod@s enterados de los intríngulis laborales, de los enchufes, de los líos amorosos… y no seria serio…

Volviendo al asunto en cuestión de este post, en Linkedin se crean redes y contactos entre unos perfiles y otros, cada uno puede publicar, recomendar o compartir textos, noticias, grupos de interés… En definitiva… casi puedes hacer todo lo que quieras pero con cuidado que esto no es Facebook y tu futuro laboral puede verse dañado.

Si lo que quieres es promocionar tu empresa, lo mejor es crear un perfil, utilizar los grupos temáticos, crear secciones de preguntas y respuestas y si tienes dinerillo contratar la opción de anuncios patrocinados.

Las ventajas que ofrece esta red profesional a tu empresa pueden ser varias:

–          Potenciar la imagen de marca de nuestra empresa.

–          Promover el networking.

–          Contactar con posibles clientes.

–          Contactar con nuevos proveedores.

–          Conseguir partners.

–          Apoyar a la reputación online de la compañía.

–          Integrar con las funcionalidades de otras redes sociales de la empresa.

–          Mostrar los productos y servicios.

–          Acceder a información de futuros empleados.

En definitiva, crea un perfil de tu empresa en Linkedin, porque ¡es mejor que estés a que no estés!

Eso sí, cuidado con qué información personal publicas, recuerda que no es una red social sin más, que su uso y estar en ella presente tiene un fin profesional.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies