julio 2012

¡Qué orgullosos nos sentimos los españoles de nuestros futbolistas, ya ganen, empaten, lo decidan todo en los penaltis o arrasen en las finales! Nombres como Iniesta, Xavi, Cesc o Iker son símbolo de victoria, esfuerzo, equipo, dedicación, juventud y éxito.

Así, este tándem de calificativos tan potentes les ha convertido no sólo en héroes nacionales sino en seres omnipresentes gracias a la publicidad. Están por todos lados, en cualquier soporte publicitario y anunciando cualquier marca, producto o servicio; hasta tal punto que no me extrañaría verles vendiendo papillas, tampones, puros, ropa de premamá, pegamento para la dentadura…

Ya vayas a abrir una cuenta al banco o a un chiringuito a por un helado, ahí está Iniesta mirándote con su cara de buena persona y diciéndote “No lo dudes, abre una cuenta que es éxito, juventud y victoria asegurada, y come helados hasta reventar porque dan energía y son buenos, como yo”
Y cómo decir que no a Iniesta, no puedes.

Es una efectiva estrategia de venta ya que cualquier cosa que nos vendan, patrocinen o anuncien nuestras supercalifragilísticas estrellas es aceptada por todos sin dudar, y así las grandes marcas como Cepsa, Iberdrola, BBVA, Nike, Adidas, Chevrolet… invierten cantidades inimaginables para el mantenimiento de su reputación y el prestigio de sus negocios.

Pero debemos tener precaución y profesionalidad, y no abusar de la seguridad de contar con las grandes estrellas y hacer anuncios mediocres. Así el Gobierno de España hizo una campaña de ahorro de energía (bastante cómica) usando a los futbolistas y al seleccionador como voz para usar el transporte público, y gastar menos calefacción y aire acondicionado. “Yo ahorro energía, ¿y tú? ¿estás en mi equipo?”. Un despropósito.

Sin embargo, se agradecen las campañas de las grandes marcas deportivas, con unas gráficas, vídeos y diseños impresionantes que ensalzan aún más los valores y cualidades de estos deportistas. Y una idea muy original fue la de la campaña para el BBVA que cambió los roles de Iker e Iniesta, y eran ellos los que pedían autógrafos y admiraban a personas anónimas que se encontraban por la calle. La reacción de éstas y el ‘teatrillo’ de los futbolistas nos sacan una sonrisa.

Pues lo dicho: Queridas marcas, si tenéis dinero para invertir en publicidad, la Selección Española y todo lo que le rodea es garantía de éxito, aunque con tanta saturación de información un toque de creatividad y diseño es necesario, ya que por muy aclamados que sean nuestros héroes nacionales un mal anuncio es un mal anuncio, salga el héroe que salga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies