marzo 2012

Estimado Sr. Twitter,

Desde hace ya algún tiempo nos hacemos mucha compañía y nos enseñamos muchas cosas juntos, nos ofreces la posibilidad de relacionarnos desde una parte del mundo a otra, de intercambiar información y muchos beneficios más, pero de ahí a que por usarte sea una mujer de 140 caracteres…

Cada día utilizo el twitter personal, el de la empresa, el del cliente, el del otro cliente, el del cliente del más allá, el de la tienda que ha abierto mi amigo, el de la ONG con la que colaboro, el de mi amiga Pili, el del vecino del quinto pino si hace falta… Y con esto, si mi persona, que está agradecidamente formada por mi mente, mi pensamiento, mi corazón, mi cuerpo, mis acciones, mis habilidades, mi carácter y mucho más… son sólo una mujer de 140 caracteres, mejor vete a dar un paseo por la nube.

Me quiebro la cabeza cada día para poner en un tweet, mi vida en verso, el mejor producto de mi cliente, la frase más sentimental de Pepe, la mejor campaña del mes o la acción más solidaria de la semana, con los hashtag adecuados y su p… madre.

Sí, lo consigo, llegar a miles de personas, que estas me retwitteen, me marquen como favorito, me sigan otras tantas más, me respondan, me dejen de seguir…

Me entero de un sin fin de cosas cada día con los tweets informativos y los de otr@s tan frikis como yo, (porque sí, soy una friki y me encanta), a algunos les sigo y a otros les dejo de seguir, les retwitteo, les leo simplemente, menciono a mis preferidos para que otros les conozcan…

Eres una parte de la vidilla de cada día, Sr. Twitter, pero no me das la vida. Te comparto en mis jornadas de 24 horas con las demás Redes Sociales, con mis cuatro direcciones de correo electrónico, con mis tres blogs, con la búsqueda de clientes, con el trabajo de los que ya existen, con mis amig@s de aquí y de allí, con mi familia, con mi novio, con mi casero, con el del bar, con el del pan, con la preparación y el disfrute de las tres comidas diarias, con ir a la compra, con llamar por teléfono, con gastarme mi sueldo en gasolina, con regar las plantas, limpiar la casa, irme de cañas, bailar, reír, sonreír a todo el se cruce en mi camino, dormir, pintar, ir a clase de catalán, cerámica, aprender inglés, pasear, disfrutar, conocer sitios nuevos, irme de excursión….

Dicho esto espero que te haya quedado claro a ti Sr. Twitter y a los demás usuarios que no sólo soy un mujer de 140 caracteres, nadie somos sólo eso, pero si podemos alegrarnos el día con sólo 140 caracteres y por eso we love Twitter.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies